Relatos y cuentos 29 September, 2016 Jake No comments

Leyendas verdaderas de terror cortas El bebé de Silvia

Leyendas verdaderas de terror cortas El bebé de Silvia

Silvia sentía que se le acababa el tiempo para ser madre, pues en menos de seis meses cumpliría 40 años y aún ni siquiera se había comprometido con nadie.

Era una dama autosuficiente que tenía además unos buenos ahorros en el banco, por lo que decidió ponerse en contacto con una clínica de reproducción asistida. Ya sabes, uno de esos lugares en donde realizan inseminaciones in vitro.

Este asunto sólo lo conocían sus padres, pues ella no quería que sus parientes supieran nada acerca de su decisión, pues eran personas que al enterarse seguramente crearían millones de chismes que nada tendrían que ver con la realidad.

Eligió una empresa que estaba cerca de su casa, fue a verlos y programó una cita para el mes de noviembre. Pagó todo el procedimiento por adelantado y el día en el que se realizaría la implantación acudió al nosocomio con dos horas de anticipación.

Antes de pasarla al quirófano, el médico de explico que los planes habían cambiado y que ahora el proceso sería diferente, aunque sin que el costo aumentara. Silvia fue anestesiada y mientras estuvo dormida soñó con leyendas verdaderas de terror cortas, o sea episodios oníricos en los que lo único que podía ver a su alrededor eran charcos y charcos de sangre.

Después escuchó la voz del galeno quien le dijo que el procedimiento había concluido con éxito y que ahora debía tomar las cosas con calma, pues dicho proceso era considerado como un “embarazo de alto riesgo”.

Transcurrieron 20 semanas y Silvia ya no podía del dolor. Era incapaz de levantarse de su cama y su vientre había crecido entre un 300 y 500%.

Haciendo un verdadero esfuerzo, se levantó y quiso dirigirse a la puerta para ir con dirección al hospital. Sin embargo, al salir de su cuarto cayó en el corredor y a los pocos minutos todo su cuerpo comenzó a hincharse de forma incontrolable.

Sus músculos estaban tan inflamados que se separaron de los huesos hasta que su esqueleto se separó por completo de ella. De entre los despojos, surgió una criatura horrible que devoró la carne y salió para ocultarse de la gente.